VOLUNTARIADO - Hogar San Martin de Tours
VOLUNTARIADO 2016-12-08T04:13:55+00:00

VOLUNTARIADO

«En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros».

Jn 13,35

Para su óptimo funcionamiento, el Hogar San Martín de Tours depende en gran parte de la ayuda de voluntarios, quienes con gran generosidad ofrecen su tiempo y talentos en el servicio de los residentes del Hogar.

Puede entrar AQUÍ para leer testimonios de voluntarios de nuestro Hogar.

MODALIDADES DE  VOLUNTARIADO

Existen dos modalidades de voluntariado:

Con alojamiento

A dichos voluntarios se les brinda hospedaje en el Hogar mismo. Se comprometen a realizar tareas de acuerdo a las diversas necesidades (por ejemplo, asistencia dentro de los pabellones, limpieza, etc.)

Sin alojamiento

Estos voluntarios ofrecen sus servicios de acuerdo a su disponibilidad de tiempo, también compartiendo las diversas tareas del Hogar.

ÁREAS DE TRABAJO

Éstas son las diferentes áreas en las cuales puedes ayudarnos como voluntario:

  • Ayuda asistencial en el cuidado de los beneficiarios del hogar.
  • Ayuda en los diferentes ambientes de trabajo como por ejemplo: Cocina, Lavandería, Limpieza, Mantenimiento, Etc.
  • Conocimientos profesionales para prestar en las áreas correspondientes.
  • Talleres varios de enseñanza.
  • Propuesta de proyectos.

TU COMPROMISO

Si quieres ser voluntario, el Hogar te pide que te comprometas a:

  • Colaborar como voluntario en cualquiera de los servicios disponibles.
  • Asistir a la información inicial y a la entrevista personal.
  • Participar en las actividades de formación adecuadas a la actividad a realizar.
  • Estar en contacto con los responsables y demás miembros de tu equipo de voluntariado.

Cumplimiento de los compromisos que libremente adquieres

NUESTRO COMPROMISO

De nuestra parte como voluntario el Hogar se compromete a:

  • Tú eliges el servicio, el horario y el lugar, según las necesidades del momento, y pones la fecha de término.
  • Formación adecuada.
  • Responsables de equipo que te apoyarán en cualquier duda o problema.
  • Seguimiento, asesoramiento y resolución de problemas del día a día.
  • Psicólogo para posibles momentos de crisis.
  • Participación activa en la vida de la organización.
  • Credencial que te identifica como voluntario de nuestra Asociación
  • Documentación de apoyo y bibliografía.

El Voluntariado

El voluntariado laico para el desarrollo de la caridad concreta dentro de la Iglesia surge de la invitación que Cristo nos hace a heredar su Reino: ¡Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo! Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed, y me disteis de beber; era forastero y me hospedasteis, estaba desnudo y me vestisteis, estaba enfermo y me visitasteis, estaba preso, y vinisteis a verme (Mt 25,35-36)

¿Cómo?, ¿cuándo sucede esto? Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis (Mt 25, 40).

Los voluntarios han de ser personas movidas ante todo por el amor a Cristo, personas cuyo corazón ha sido conquistado por Cristo con su amor, despertando en ellos el amor al prójimo. La conciencia de que, en Él, Dios mismo se ha entregado por nosotros hasta la muerte, tiene que llevarnos a vivir no ya para nosotros mismos, sino para Él y, con Él para los demás1.

Todo voluntario ha de regirse por el himno a la caridad2. Sin este espíritu toda actuación práctica resulta insuficiente, sin ella no se puede percibir el amor por el hombre, un amor que se alimenta en el encuentro con Cristo. La íntima participación personal en las necesidades y sufrimientos del otro se convierte así, en un “darse a sí mismo” y este es el modo de servir que hace humilde al que sirve ya que reconoce que también él es ayudado; el poder ayudar no es mérito suyo ni motivo de orgullo, sino que es pura gracia de Dios.

El voluntario laico ha de pedir cada día tener la fe. El amor es una luz que ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar.

El voluntariado, entre nosotros, entra en el proyecto de la Ciudad de la Caridad3, según ha señalado el p. Buela. Este proyecto consiste en la coordinación de las obras de misericordia que realiza la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, y que se lleva a cabo en tres líneas de acción: asistencia, voluntariado y enseñanza de la verdad.

El voluntariado que pretendemos debería ser de lo más variado: personas que quieran dedicar un tiempo al servicio de los pobres, sea de modo exclusivo o parcial, voluntarios ocasionales, etc. Lo importante es que la mayor cantidad posible de personas tome conciencia de que debe solidarizarse con quienes necesitan de nuestra caridad.

Para esto se debe dar un cambio de mentalidad en los hombres: es decir, que dejen de conducirse mediante los criterios del mundo y comiencen a regirse únicamente por el espíritu de Cristo, que no es otro que la caridad. A eso apunta la “evangelización de la cultura”.

1 Cf. Deus Caritas est, S.S. Benedicto XVI, nº 33.

2 1Co 13.

3 Proyecto que es impulsado, por voluntad del Fundador, por la familia religiosa del Verbo Encarnado en sus dos ramas, Instituto del Verbo Encarnado y Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará.